domingo, 26 de abril de 2009

Una característica determinante de este grupo de personas vulnerables y necesitadas de atención es su total dependencia para realizar los actos cotidianos y satisfacer sus necesidades de vestidos, higiene o alimentación. De ahí que la familia se constituye en el salvavidas necesario, debido a que las ayudas y servicios que requieren las personas con discapacidad psíquica severa y profunda son incipientes, siendo ridículos los servicios de apoyo y respiro familiar. Por todo ello es fundamental que la familia se sienta respaldada,asesorada, apoyada, comprendida y con la disponibilidad de los recursos necesarios, de igual modo,se tiene que tomar en consideración las necesidades de todos y cada uno de los miembros de la familia.

1 comentario:

rafael dijo...

Un discapacitado sea del tipo que sea dentro de una familia,representa una carga de trabajo añadida enorme ademas de un dispendio economico severo.
Las familias con un miembro discapacitado necesitan pues de ayuda adicional principalmente economica, aunque el apoyo institucional debe extenderse mas allá y abarcar todos los aspectos de la vida diaria.
No obstante la participación del discapacitado en la familia no se reduce a los problemas, ni muchisimo menos antes al contrario, el discapacitado aporta a la familia mas de lo que obtiene de ella.